martes, 25 de mayo de 2010

PEDRO MONTT 1846 - 1910

Pedro Montt Montt, (1846 – 1910)
Abogado, hijo del presidente Manuel Montt Torres y de Rosario Montt, conocedor del griego, el francés, el inglés y el alemán, fue considerado un hombre de carácter, práctico y reacio a las discusiones, que despertaba admiración o rechazo. Presidente de la Sociedad Católica de la Educación, colabora en el gobierno de José Manuel Balmaceda desde los ministerios de Justicia e Instrucción Pública, Industria y Obras Públicas, y Hacienda. A pesar de lo anterior toma partido contra el Presidente, involucrándose en la guerra civil de 1891. Como Ministro del Interior de Jorge Montt Álvarez (1893) ejerce implacablemente la represión frente a cualquier intento de subversión balmacedista. 

Preside el Partido Nacional y se desempeña como Ministro Plenipotenciario en Washington. Llega a la Presidencia de la República en 1906, apoyado por la Unión Liberal (nuevo nombre de la antigua Alianza Liberal) y un pequeño grupo del Partido Conservador. 

Poseedor de una ininterrumpida carrera política, es Diputado suplente por Petorca por cuatro períodos consecutivos, entre 1879 y 1891, tres veces Presidente de la Cámara de Diputados (1885, 1898, 1899), Diputado por Petorca y La Ligua por tres períodos más, entre 1891 y 1900, y Senador por Cautín (1900–1906) y por Santiago (1906–1909).



Asume el gobierno en septiembre de 1906, tres semanas después del terremoto de Valparaíso que destruye gran parte del puerto. Montt impulsa una serie de obras públicas, como la construcción del ferrocarril entre Ancud y Castro, la red a Puerto Montt, y el camino longitudinal norte. Culmina la edificación de numerosos edificios fiscales, la Escuela y el Museo de Bellas Artes, la Escuela de Farmacia, el Instituto Comercial, el Instituto de Educación Física y la Escuela Normal de Preceptores de La Serena. Hacia fines de su gobierno, se acuerda la puesta en marcha de las secciones chilena y argentina del ferrocarril Transandino. Asimismo, le corresponde la reconstrucción de la ciudad luego del terremoto en Valparaíso, lo que, sumado a la inversión en infraestructura y a la crisis mundial de 1907, repercute fuertemente en la hacienda pública.



Los problemas sociales se agravan y el descontento se hace evidente particularmente en las oficinas salitreras del norte del país, malestar que culmina con la huelga de los obreros y el conflicto de Iquique. 

Pedro Montt Montt es el responsable político e intelectual de la matanza de 3600 obreros salitreros que demandaban justas y mínimas condiciones laborales. Militarizó la zona, declaró el Estado de Sitio y dio expresas órdenes para terminar como fuera el movimiento obrero.

Pedro Montt Conservador y católico, fue un fiel representante de la oligarquía chilena, sector dominante que mantenía a las clases populares empobrecidas y sometidas al capitalismo en este país
Dedicó su mayor empeño a un extenso plan de obras públicas destinado a reconstruir la zona del país que había sido destruida por el terremoto. Se abocó, además, a completar la construcción del ferrocarril longitudinal que uniría el país de Tacna a Puerto Montt, inauguró el ferrocarril transandino, que une Los Andes con Mendoza, y construyó el Palacio de Bellas Artes.

En julio de 1910, Pedro Montt viaja a Europa aquejado por una grave dolencia, con el propósito de recuperarse. Lo sucede en sus funciones su Ministro del Interior Elías Fernández Albano. Éste fallece repentinamente, ocupando el cargo el Ministro más antiguo, Emiliano Figueroa Larraín. Poco después de su partida Montt muere en Bremen, Alemania.

 
Gravemente enfermo, debió trasladarse a Alemania en busca de una recuperación, pero falleció al llegar a Bremen, el 16 de agosto de 1910. El vicepresidente Elías Fernández Albano, en quien Montt había delegado sus facultades, falleció también poco tiempo después, debiendo ser subrogado por su Ministro más antiguo, Emiliano Figueroa Larraín, a quien correspondió presidir las fiestas del Centenario de la Independencia, en septiembre de 1910.

Páginas vistas en total

Seguidores